Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


domingo, 16 de noviembre de 2014

Dejar ir

¿Por qué me toca dejar ir a tantas personas que han estado tan cerca de mi esencia y mi corazón?

Esta ha sido una semana de fantasmas y ciclones emocionales. Yo pensaba que el día de los muertos era el 1ero de Noviembre, pero al parecer ha habido una demora y han decidido salir todos en estos días.

Primero Mr. Red y su mensaje "esperanzador" que me tuvo contenta y medio en la nube por varios días. Luego, el miércoles, el mensaje más esperado e inesperado del mundo: LARO. Ese Laro, Laro- Laro, mi ex Laro. Diciéndome que quiere verme y hablar conmigo (Y luego dejándome colgada porque "No tiene apuro, quiere que sea algo tranquilo. Básicamente quiere saber cómo estoy y contarme cosas que ha aprendido"). Como entenderán, han sido noches complicadas pensando mucho en si tengo algo que decir, planeando mis reacciones, desistiendo una y otra vez de decirle tal o cual cosa, e imaginando qué rayos voy a hacer en cada posible escenario que se presente... Complicada y ansiosa. Pero manejándolo bien para tratarse de él.

Hasta anoche pensaba que la vida estaba sacando todas sus cartas de golpe y hasta me sentía agradecida porque por fin estaba "pasando algo" importante en mis relaciones.

Hasta anoche.

Que me volvió a hablar Mr. Red. Muy lindo todo. Exceptuando que me contó que se va a quedar a vivir allá.

Agradezco y estoy feliz de que me hable y quiera ser mi amigo. De nuevo, habla bien de él y me confirma que no estoy equivocada acerca de quién es. Es una persona que quiero mucho y admiro y me siento honrada de que piense que vale la pena hablarme (He ahí una muestra de mi autoestima). Pero no pude evitar ponerme a llorar como una Magdalena y hasta este mismo momento sigo llorando porque (Aparte de que vive rodeada de chicas bonitas y eso obviamente despierta mis celos)... ¡se va a quedar allá!

Es decir, saber que se va de viaje por unos meses a la India a meditar y hacer yoga pero que va a volver me daba cierta tranquilidad sobre qué esperar. "No tengo que pensar en él hasta que sea el momento, y si regresa y me busca, vemos". Pero ahora me dice que regresa en febrero para ver lo del alquiler de su departamento y que se va a ermitañear lejos de todos por algunos años... ¡Dios, ese es el sueño y la pesadilla juntas!

En mis construcciones más locas me imagino mochileando, viviendo en lugares exóticos como los que él está conociendo, pero siempre me veo acompañada. Aprendiendo cosas espirituales, nada de hierbas y drogas sino full meditación, todas esas cosas siempre me han llamado demasiado la atención. La aventura, el descubrir, el valerse por uno mismo, conviviendo y aprendiendo de la gente. Luego me acuerdo de que no tengo plata ni para completar un mes de estudios, que he tenido que pagar una operación mía con dinero prestado y que se viene navidad y la época más feliz del año (Esto sí no es sarcasmo, amo Diciembre)... Y me obligo a pisar tierra y deprimirme porque la rutina sigue. Deseaba, en un rincón profundo, que él volviera a Lima, me buscara, me dijera que no me había olvidado y que lo quería volver a intentar. Todos sabemos que es obvio que yo quería eso, en el fondo, sin decirlo, porque así soy. ¡Pero ahora que he confirmado mis sospechas y que sé a ciencia cierta que se queda por allá y no hay futuro para esto (Porque es muy probable que se vaya al Tíbet y no me sorprendería que se convierta en monje)...!

Duele. Duele tener que volver a matar algo tan lindo.

Así como hice con Laro, cuando soñé que le interesaba otra tipa y luego confirmé (porque entré a su facebook) que efectivamente salía con otra chica, y no me morí de la tristeza sólo porque es fisiológicamente imposible. Y con quien sigo un poco resentida porque me cambió por otra. ¡Que ni se le ocurra pedirme que trate de ser amiga de ella porque le clavo un tenedor en los testículos!

Se repite la historia, se repite esa tristeza tan fuerte. Laro tiene planes más grandes que lo van a ayudar a crecer como persona, Cristal la desprendida lo suelta porque lo ama tanto que no soporta verlo encerrado en sus brazos y no quiere estar con alguien que no la quiere de la misma manera. Mr. Red está en una etapa importantísima de su vida, de viaje para encontrarse y construirse a sí mismo, que respeto, admiro y aliento... Y no le digo ni pío sobre lo que realmente pienso acerca de eso porque no quiero que se moleste conmigo ni que se sienta forzado a hablarme por pena ni se vuelva a desaparecer de la vista. Como le dije a Laro alguna vez, "prefiero tenerte como amigo a no tenerte en absoluto".


Sería mentir si digo que lo he estado esperando. Después de todo, luego de que no me respondiera mis mensajes y diera por sentado que me detestaba y que le causaba rechazo, decidí enterrarlo. Y pensé que lo había hecho, con decepción porque "había jugado conmigo", "yo había permitido que se burle de mí", "su espiritualidad es pura finta", y quise interesarme en otra persona. Pero al igual que pasó con Laro y Brownie, no se puede querer a alguien más si tu corazón está ocupado aún. No se puede enterrar algo así sin más y pretender que se descomponga. El que me haya vuelto a hablar me hizo darme cuenta de que no lo había olvidado como pensaba y me dio la esperanza de que podíamos retomar contacto y podríamos volver a ser amigos, oh, con aquella persona que tan interesante y buena me parece... Y sí, una parte de mí me decía "listo, te quiere, quiere estar contigo". Me permití soñar un poco con que me decía que lo acompañara, que volvía a salir con él y pasar las noches en su casa. Me alegraba la idea de volver a tenerlo en mi vida.

Saber que es imposible tenerlo, al menos de la manera en la que esperaba tenerlo, me duele mucho.

Espero, realmente espero, que la intención de Laro sea la de retomar lo que pueda quedar de nuestro vínculo, en paz, armonía y basándonos en el cariño que al menos yo sé que sigo sintiendo por él. Sé que soy una nueva persona y él también y no quiero ni pensar en la posibilidad de que siempre se puede volver porque no es algo que me interese que suceda. Ya no.

Porque con quien esperaba volver era con Mr. Red. Sí me enamoré de él, a pesar de que fue poco tiempo y todo eso. Creo que con algunas personas basta con mirarlas a los ojos para saber quiénes son y quererlas sólo por eso. Pero, así como antes hice con amigos que viven lejos, y con Laro, "si realmente amas a alguien, tienes que dejarlo libre. No hay mayor muestra de amor que la de dejar que alguien siga su camino, haga su vida como quiere y sea feliz". Así me vuelva a partir en pedazos, vuelva a desconfiar de la gente, me aísle y no quiera nada con nadie. Lo tengo que dejar ir, porque quiero que sea feliz más de lo que quiero que esté conmigo. Al fin y al cabo, si no se queda significa que no era para mí y que va a venir alguien mejor, ¿no?

Me frustra saber que él va a estar tan lejos. Pero espero que, de alguna manera, este pequeño acercamiento signifique que de alguna manera le importo y que si bien lo dejo ir como pareja, pueda quedarse en mi vida así, extranjero, de manera espiritual, como amigo, compañero, enviado especial en la India y Nepal, maestro, bitácora de la aventura que me encantaría emprender, referencia espiritual cercana; como lo que sea que es y que no tiene explicación en palabras. Ahorita no siento que eso sea la mejor opción porque me está sangrando el pecho, pero tengo fe en que en un tiempito podré verlo así. Ya me entrené con lo de Laro, y si pude superarlo a él, puedo superar cualquier otra cosa.

Realmente espero dejarlo ir y que se convierta en eso, y pueda quererlo y admirarlo tranquila, sin poseer ni esperar nada de él.

Y que él me quiera de vuelta por eso, Y que no se le ocurra volver a desaparecerse porque me siento más feliz si él está y puedo mandarle imágenes chistosas y molestarlo por su altura y su parecido con los Leprechauns. Así como sé que me sentiré más completa si estoy bien con Laro, porque fue muy importante en mi vida.

Porque de verdad que ya no quiero volver a decir adiós a nadie que significa mucho para mí. Al menos no durante muuuuuchos años, cuando la vida esté en declive y todos tengamos que partir.

Este miércoles es su cumpleaños. Feliz día, Mr. Red. Deseo de todo corazón que encuentres lo que buscas, que seas más que feliz por el resto de tu vida, y que puedas compartir esa sonrisa pura y esa mirada marrón brillante conmigo de vez en cuando. Lo suficiente como para que yo también sea feliz.


No hay comentarios.: