Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


miércoles, 21 de mayo de 2014

Cita a ciegas

Bueno, supongo que los miércoles son los días oficiales de actualización porque tengo un poquito más de tiempo.

Pues bien. Me quedé medio picona por lo de Mr. Gringo. Efectivamente, ni un hola me ha vuelto a dar. Pasé algunos días hiper aburida... y entonces recordé una de las conversaciones que tuve con Brownie, una de las cuales sucedió hace muy poco.

Él me habló, me pidió el mismísimo día de la madre que le deposite 40 soles que dizque mi mamá le debía por unos vidrios que él se ofreció a comprar, y entre otras cosas (Dignas de un verdadero patán, no me extrañaría absolutamente nada que venga de él) me contó que ya estaba de novio con otra chica... Que conoció vía Tinder.

¿Tinder, qué es eso?



Ah, sí. Hace unas semanas, JM, el que fue mi primer enamorado y ahora es un pata más, me dijo que debería crearme una cuenta en Tinder. "Es una red social para conocer gente. Te salen las fotos de los demás usuarios y tú le puedes dar like o dislike dependiendo de si te pareció simpático o no, y si alguien que te pareció paja te pone like a tí también se abre la posibilidad de chatear. Te apuesto lo que quieras a que si te creas un perfil en Tinder te van a poner mil likes". Esa fue la primera vez que escuché de la bendita aplicación. Me quedé pensando, pero me pareció lo más similar a uno de esos programas para conocer al amor de tu vida.

Y la segunda vez que escuché de Tinder fue gracias a Brownie. Según él, se creó un perfil para conseguir chicas fáciles con las cuales tirar a gusto. "Hasta que conoció a La Actual, y con ella todo fue diferente... Ah, pero no te crees tú una, tú eres demasiado pura para ese tipo de cosas, se van a aprovechar de tí, los tipos de ahí sólo bucan sexo". Supongo que fue ese reto a no hacer algo y la gran curiosidad de ver qué podría pasarme y cómo chotearía al que osara proponerme un choque y fuga mezclado con un poco de desesperanza y aburrición (Sí, aburrición)... El asunto es que me armé de coraje y me creé cuenta en Tinder.

Es una de las aplicaciones más vanas y a la vez enviciante que he probado.

Lo más chistoso: No puedo creer lo fácil que es que los chicos que a simple vista me parecen guapos me hagan el habla. Yo, que jamás habría sido notada por mi torpeza e inseguridad, ¡por escrito puedo ser mucho más interesante! Por lo pronto le saco el lado positivo de que estoy aprendiendo a lidiar con patanes y a soltarme con extraños... Aunque también aburre mucho parar repitiendo quién soy y qué hago por la vida, y toparme con que la mayoría son carita bonita (O cuerpo bonito) pero no tienen mucho que compartir ni interés por tener una buena conversación, salvo un par de excepciones.

Una de ellas es el chico con el que me encontré el sábado.

En realidad no hablamos mucho, pero fue de los pocos que no me pidió inmediatamente agregarme a facebook o al whatsapp, y ello le valió mi confianza. Me cayó relativamente bien y me dijo que iba a estar por mi casa... Y como era sábado, y hace meses que no salgo a divertirme y qué sé yo, me lancé a la aventura. La verdad. no me remueve los cimientos. Es lindo, es buena gente, no es tan feo (Si no no podría haber hablado con él) pero no siento magia. Y él en cambio me ha estado invitando a seguir saliendo, salimos a comer el domingo y casi salimos hoy de nuevo.

Yo no me metí ahí esperando encontrar mágicamente al padre de mis hijos... Soy realista, es para tener algo de acción en mi vida y pasar el rato. Ni siquiera busco emparejarme con nadie de ahí (No como meta primaria), busco no estar tan sola. Busco distraerme y tener excusas para salir y tener contacto con otros seres humanos. Pero no puedo negar que tengo muchas ganas de enamorarme como una idiota de alguien que se enamore de mí como un idiota, como hace mucho tiempo no me pasa.Y me asusta un poco la idea de que quizás tenga que pasar por conocer a un montón de gente antes de quedarme con alguien (¡Dios, no quiero pensar en la fama que me podría ganar si efectivamente me pongo a salir con los que conozco por ahí!). La oferta es demasiado grande, y yo soy un pececito que no tiene intención de pasar por las aletas de muchos peces para por fin encontrar a Mr. Right. No sólo me parece aburrido, sino denigrante. Pensé que Mr. Gringo podía ser una opción... Y la verdad, a Brownie lo quise mucho pero jamás pude enamorarme de él del todo.

Por ahí vi un video interesante en el que se hacía un experimento con solteros y se llegaba a la conclusión de que todos buscaban amor, comprensión y ese tipo de cosas de una potencial pareja, y que se consideraban como poseedores de dichas virtudes, por lo que cualquier persona en el mundo podría ser una potencial pareja y por ende solo hay que conocer a ver si hay afinidad y química... ¡¡¡Por Dios que nunca me había imaginado que el mercado fuera tan grande!!! Y si eso es así, quedarme "saliendo" al primero y único que he conocido gracias a la bendita aplicación me parece un poco limitante... Sobretodo si en efecto tengo intenciones de conocer un poco más de gente y este chico no me termina de convencer. Por un lado creo que nada es casual, por otro lado pienso que hay alguien destinado para mí y que llegará en algún momento, y por un tercer lado pienso que hay que hacer que las cosas sucedan. Así que no sé.

Por momentos me siento como la soltera codiciada del momento, porque tengo 82 tipos con los que podría salir. Es rarísimo, pero like que pongo se convierte en potencial pareja. Se supone que no hay que tomarlo muy en serio, y no lo hago, pero supongo que podría tomarlo como un halago. Y una maldición a la vez. En menos de una semana he hablado con la mitad, y la verdad que no ando muy animada con ese panorama.

Así que nada, supongo que seguiré utilizando a bendita aplicación hasta que me aburra o algo interesante suceda.

Yo creo que lo primero es más factible.

2 comentarios:

Maggie dijo...

Instalé la aplicación y pasé una semana usándola. La verdad es que me aburrí al poco tiempo y acabé borrándola, más por el temor de la fama que ganaría (pues escuché varios comentarios del tipo de gente que la utiliza en mi círculo) que por el aburrimiento en sí.

Comencé a utilizar la aplicación por motivos similares a los tuyos, pero no tuve la fortuna de conocer a alguien que me interesara lo suficiente para verlo en persona. Espero que te vaya mejor que a mi en ese terreno... :)

EmpressO dijo...

tomala como un pasatiempo y en cuanto ya no te guste: desinstalar y listo!