Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


martes, 12 de noviembre de 2013

Empezando a caminar... sola

Una de las últimas cosas que me hizo Brownie antes de irse hace un rato, además de darme un beso, fue tratar de convencerme de algo que yo he estado cuestionando bastante tiempo: "El amor siempre es suficiente. Porque el amor mueve montañas".

Y es que yo he pensado los últimos tiempos que no es así, que lo que mueven montañas son las ilusiones, pero que a veces amar a una persona mucho no basta para poder permanecer juntos. Le pasó a mi mamá y su ex. Me pasó a mí. Y ahora por segunda vez.

Él vino luego de su terapia a decirme que yo tenía razón y que necesitábamos un tiempo. Él, que no cree en los tiempos. Él, que necesita poner un plazo siempre para llegar a sus metas. Él, la pragmaticidad en persona, estaba dejando algo abierto.

Yo sentí pena. Pero también alivio. Porque, en contra de lo que me dijo alguien por ahí, no quiero más muletas. Yo he sido mi propio soporte cuando he estado sola, me he sacado a flote en mis peores momentos este año, y Brownie ha sido el oasis en el que he descansado. Pero es momento de ponerme en marcha de nuevo, y por más que quiera no puedo dilatar eso más tiempo. Para poder estar juntos, primero hay que estar bien, y tener bien definido nuestro camino. Y si nuestros caminos están en la misma dirección, juntarlos.

¿Pero qué pasa si veo que mi camino no va con el de él? Eso le aterra. Y a mí también me asusta, porque sé que no voy a encontrar a alguien que me quiera tanto. Pero es eso o terminar odiándonos.

Me recalcó que no se va a ir de mi vida. Que sólo es un tiempo para oxigenarnos. Que quiere estar conmigo hasta el final, que podemos vernos y no me está abandonando. Alguien me prometió lo mismo este mismo año. Pero quiero pensar que va a ser diferente. El amor siempre es suficiente, y si no se cumplió antes puede ser porque no había suficiente amor.

Brownie y yo hemos tenido demasiadas dificultades, desde el entorno hostil en el que me muevo (Estoy usando sus palabras) hasta el punto de equilibrio entre su intensidad y mi sumisión que no hemos hallado aún. Me falta carácter, me falta crecer como mujer, me falta desarrollar mi propio criterio. Puede que parezca por lo que escribo que soy bastante independiente, pero en la vida real soy muy manejable. Y eso no está bien. Son problemas que también me afectaron con mi ex. Me da risa que se esté repitiendo. No hace sino confirmar que efectivamente soy inmadura y que tengo que solucionar mi vida, dejar de tenerle miedo a mi parte sexual y madura, dejar de ceñirme a planes ajenos, armar mi propia ruta. Desde hace tiempo he tenido lo necesario, el problema ha sido que no me he puesto a andar por comodona. Y ahora recién lo puedo ver más claro y me doy cuenta de la importancia que tiene el crecer y hacerme responsable de mi propia vida. ¡Mírate, Cristal, dos relaciones en un año que no van bien por casi los mismos problemas, y tu vida que sigue en pausa porque crees que no tienes oportunidades y te quedas cruzada de brazos esperando que algo caiga del cielo!

Yo me siento triste. Trato de no verlo como una despedida, pero no puedo evitar que en parte lo sienta así. Brownie se había convertido en mi mejor amigo. Sentirme sola de nuevo es algo que me asusta. Pero sé cómo lidiar con ello. Sola no estoy, me tengo a mí misma. Esto ya lo veía venir, y sé que es lo mejor. Y si volvemos luego, ya veremos. Por lo pronto, tengo que ponerme a marchar.

¿Hacia dónde? Me siento perdida. Unirme al plan de vida de otros es lo más fácil para mí. Soy como un lastre, un parásito que vive en simbiosis de otros para tener una vida. Pero ya me toca tener vida propia. Con los pocos recursos que tengo, con mi esfuerzo y sólo eso. Sin ayuda de nadie. Ese potencial que tengo lo tengo que explotar, y sacarme adelante como sea.

El sábado conversé con el Dr. Jesús, quien fue el que me trató cuando estuve internada y es quien realmente me brindó las herramientas necesarias para recuperarme, además de guiarme. Me alegré mucho y me ayudó un montón, y no porque me solucionara algo en específico, sino porque me dio esperanza. Eso que he enterrado debajo de un cerro de pensamientos negativos. Eso que necesito para seguir buscando opciones en vez de cavar mi tumba. Y la opción que debo tomar ahora es esta: caminar sola. Crear mi camino.

En el fondo de mi corazón he sabido siempre que era necesario estar sola y re-componerme. Que con Brownie la pasaba bien pero me facilitaba demasiado las cosas y ese no era el camino. Sentía remordimientos por disfrutar y recibir, quizás porque en el fondo sabía que no era producto de mi esfuerzo. Hacer esto que tanto temía me hace sentir libre. Me siento triste, pero liberada. Con menos culpa.

Este no es tiempo de romance. Este es tiempo de trabajo. And work I will!;)

No hay comentarios.: