Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


martes, 10 de septiembre de 2013

Al futuro padre de mis hijos

Haciendo un pequeño paréntesis, daré paso a un pequeño brote poético, de esos de antes. Creo que tengo razones para estar inspirada :)

Sin orden ni final te escribo,
para poner de forma física lo que sabes sin habértelo dicho.
Te acompaño a donde quieras,
tierras azules, edificios grises,
por la calle entre la gente,
si es que vamos de la mano o me abrazas.
No me importaría irme de mi nido con tal de seguirte.
Si quieres hasta donde no haya nadie más que tú y yo.

Si de niña me hubieran dicho que mi vida iba a ser así,
y que tú estarías a mi lado,
jamás lo hubiera creído, y probablemente hubiera querido saltarme todos los pasos.
Pero si fuera necesario volvería a pasar por todas esas lágrimas y alegrías
con tal de encontrarte de nuevo,
mirarte a los ojos,
sentir tus manos y tu calor,
tocar tu piel,
darte ese primer beso que aún recuerdo
y ser tuya por completo,
ten por seguro que lo haría, una y mil veces,
con tal de volverte a tener conmigo.

De niña me inculcaron los típicos valores de una sociedad mayoritariamente machista:
"no te entregues al primero que llegue a tu vida", "guárdate para tu esposo".
Me enseñaron a pensar que lo más valioso que tengo para dar es mi cuerpo.
Pero he aprendido a no pensar así.
Mi cuerpo es el templo en el que crec(ió-e-erá) tu prole,
y he aprendido a honrarlo como lo que es: mi instrumento, mi depositario.
Porque la verdad es que lo más valioso que tengo
es mi vida, mi futuro, mi presente, mi confianza, mi corazón y mi esencia.
Y todo eso te pertenece, porque así lo he decidido.

Sabes que no has sido el único en mi vida,
pero eres el único que está dentro de mí corazón y dentro de mi vida en todos los sentidos.
Sé que no soy la primera, pero me encanta ser la última en tu vida.
Y que sea a tu lado donde me quede definitivamente,
hasta llorar al costado de tu tumba.
Pero no de tristeza, sino de alegría por saber
que fuimos uno antes de nacer, fuimos uno estando en vida,
y seguiremos siendo uno al llegar a Dios, y que estás siempre conmigo, en mi esencia.

Así que combinemos un poco de pasión carnal con mucha conexión espiritual.
Que nuestras energías hagan una canción eterna,
que vibre en amor y la gente lo note,
y que al vernos juntos sepan realmente que somos uno y nos pertenecemos.

Recuérdame como tu más preciado tesoro,
como tu Cris pequeña pero fuerte,
valiente pero fatalista,
Esa que es niña, mujer y madre cuando lo necesitas;
con quien ríes por oleadas con algún intercambio ingenioso de palabras
alguna broma tierna o una choteada cariñosa,
a la que has visto desarrollarse como persona y has aceptado y acompañado en sus momentos de oscuridad;
la que te saca de quicio con sus manías (Como "refrigerarlo todo o guardarlo para después") pero te alumbra el mundo con una sonrisa (De las inesperadas o de la que me sale cuando te miro a los ojos);
la que te pide perdón por las puras,
la que recibes con un abrazo y un beso demostrando que me extrañaste las pocas horas que pasaste sin mi,
a quien dices pobremente "te amo" porque no existen otras palabras para describir lo que sientes
o te inventas frases cursis para tratar de explicarlo,
la que te impulsa a ser mejor persona cada día
y superar tus demonios y debilidades con tal de merecer;

saber que te alegras por los míos tanto como yo;
que me aceptas como soy, así, tremebunda y teatral;
llena de cargas que me apenan soltar, pero que son parte de mí por derecho;
todo eso me hace saber que he cumplido como mujer y como persona.
Porque me hace trascender en la vida,
porque estoy en la tuya, la de mis hijos y la gente que me recuerde.


Mientras tanto, quiero aprovecharte todos los días,
a cada segundo, cada instante.
Llenarte de amor con cada detalle.
Ser tu fiel seguidora, tu admiradora acérrima,
tu brazo derecho, tu complemento perfecto;
Acompañarte a tus eventos sociales,
llevarte a los míos;
llorar tus fracasos y frustraciones más que tú;
darte mis palabras de mujer, sabias por eso;
llorar de alegría con cada triunfo que tengas,
Abrazarte durante las noches, tocarte la pierna por debajo de la mesa;
que me fotografíes a cada paso que doy y tengas registro del crecimiento de mi vientre a cada semana;
verte cargar a Salvador y a las nenas, mecerlos en tus brazos,
correr y jugar con ellos, enseñarles a pensar con su propio criterio;
ver tu cara de niño cuando te engríes,
escuchar tu voz suave y varonil cuando me llamas por mi nombre
(O me regañas porque no me cuido lo suficiente),
leer a tu lado mientras ves TV o estudias algo que te interesa,
observar tu tranquilidad y belleza cuando duermes
y recordar esa primera noche que pasamos juntos, y todas las demás a la vez;
pasar la vejez con nuestras manos temblando, pero juntas,
así me olvides, así te recluyas en tu mundo,
así no puedas caminar o te tenga que limpiar el popó, no me importa,
con tal de poder saber que estás ahí,
con tal de saber que puedo reposar y perderme en tus profundos ojos del color del universo...

...En los que puedo ver la vida, la muerte, y la plenitud.
Porque somos uno, y lo que veo en ellos es tu esencia, y a mí regocijándome en ella, y al amor más comprensivo, puro, valiente, constante y libre;
ese que logró tolerar el paso de las fuertes y desgastantes corrientes del tiempo,
y que permaneció gracias a que luchamos porque fuera así.

Mi amado. Mi tesoro. Mi mejor amigo. Mi compañero. Mi confidente. Mi impulso. Mi fuerza. Mi hijo. Mi padre. Mi hombre. Mi todo. Mi mayor desdicha, y mi mayor bendición. El que imprimió lo mejor de sí en mis hijos. El que trabaja duro por hacernos feliz, y descansa tranquilo a mi lado, porque sabe que lo cuido, y que conmigo todo lo puede. Que si estamos juntos todo es más fácil. El que potencia mis habilidades, me exprime a dar lo mejor de mí, y me da mas oportunidades que nadie más. El que vela mis sueños. El que me acompaña a comprar. El que me admira, y me ama, y me cuida. El que es amado y retribuido en la misma cantidad. Espérame, que te vislumbro. Déjame alcanzarte, para poder comenzar mi vida.


2 comentarios:

Mau dijo...

deberias darselo a leer!!!

hola nena hermosa!!!

besos!

Zoey dijo...

hola preciosa!
me ha encantado tu blog ^^
te sigo ñ.ñ
cariños <3