Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


lunes, 16 de julio de 2012

Todo depende de mí

Quiero escribir, pero me rehúso. "No tengo tiempo", digo. "Quiero ser responsable y no defraudar a mi jefe" (Laro), me repito.

¡Y es que las cosas andan tan pero tan pesadas...!

Estoy como una niña quejándose de lo mal que la trata la vida. Cuando en realidad soy la responsable de todo, por mis errores y mis omisiones. El problema es que me carga responsabilizarme, veo todo como un peso inmenso.

Y es que no me siento capaz de seguir adelante con mi vida, de llevar a cabo mis sueños, de resolver mis problemas. ¿Por qué? Porque todo depende de mí.

Y obviamente que no quiero encargarme de tanto. No, no quiero. Soy una niña pequeña que prefiere echarle la culpa a las circunstancias de la vida, a su poca capacidad para enfrentarse, a su poco talento, a la falta de estudios, a un cerebro mal programado y a una enfermedad controlable pero que no me da la gana de manejar porque es mi escondite perfecto para seguir siendo lo que soy: una niña.

Tendré sexo, trabajaré, haré mil actividades, ganaré mi propio dinero, pero no dejo de ser una niña inmadura que llora por que alguien venga y le quite el mochilón de encima.

Quiero volver a ser capaz de levantarme yo misma.
Quiero no necesitar a nadie para cambiar mis pensamientos y darme cuenta de lo irracional de mis berrinches.
Quiero dejar de tenerme lástima y de comportarme como una enferma incapaz de desempeñarse sola.

"Ese es el problema", pienso. "Es el chip en mi cabeza. Es mi cerebro enfermo, mis sinapsis pre-programadas para boicotearme la vida, soy yo misma. Todo depende de mí".

Me da rabia no poder darme el lujo de sentir rabia de mí misma porque eso está mal. Me da rabia no poder decir "no", no poder darme el lujo de dejar alguna tarea para mañana, me da rabia querer estar a dieta constante.

Y Laro... Esto es, ahora, lo que más me preocupa. Me da rabia hacerle daño. Me da rabia ser este monstruo. Me da rabia que algo tan bonito se pueda destruir sólo por mi capricho y mi incapacidad. autoimpuesta. Me da rabia que pase de ser mi enamorado a convertirse en el padre que me faltó y me falta. Me da miedo descubrir que lo que siento por él no es amor de pareja, sino admiración, gratitud y hasta necesidad de una niña pequeña que ve en él al modelo a seguir. Yo lo considero como alguien muy especial y sí, ejemplar en algunos aspectos. Él me ha enseñado que hay que admirar a alguien para amarlo. Y la razón por la cual él me admiraba se está desvaneciendo...

Me pide que luche. Que no deje que todo esto lo canse. Otras veces me pide que no lo abandone, ni abandone sus ideas. Por días las cosas están en paz, sin tocar el tema, hasta que de nuevo algo lo hace surgir: yo misma, con mis actitudes. Con mis mil excusas para no hacer las cosas. Con mis cientos de incapacidades. Y me repito, "Quiero ser esa mujer fuerte de la que se enamoró", pero no sé cómo volver a serlo.

Estoy asustada. En mi condición de niña perdida, estoy muy asustada, porque siento que mi vida me come. Me causa mucha impotencia saberme la teoría a ratos, pero no ser capaz de aplicarla a la vida diaria. O mejor dicho, no saber por dónde empezar. ¿Cómo lo hice la última vez?

Sé que el camino empieza por seguir mi régimen. Ok, me hago de tripas corazón y me expongo a sentirme más grande. Más curva. Más mujer. Me siento vulnerable así, pero así me quedo. Como una especie de masoquismo, "Sé que no quiero esto, es por mi bien, me hace sentir muy mal pero lo hago" (Y esto, señoras y señores, es una forma de autoagresión, porque así lo siento y creo que es con esa intención: hacerme sentir peor). No quiero vomitar, no quiero sentir esa necesidad de expulsar de mí lo que sé que me puede traer la vida de vuelta. Tengo esperanza en que los demás tengan la razón, como la última vez. Ok, empiezo por ahí. Luego a mis consultas. Las pocas veces que voy, porque o mi psicóloga o yo no podemos. Ok. Y está también el internamiento, y mi deseo de escapar de todo, y mi imposibilidad por las responsabilidades que yo solita me he impuesto.

Sé que necesito un tiempo y un espacio para recargarme. Sé que de hecho, no va a ser suficiente lo que estoy planeando, pero he decidido volver a internarme aunque sea una semanita. Por experiencia creo que eso no haría ni cosquillas, pero quiero intentarlo. No sé qué más hacer. Quiero dejarme de teorías y ponerme a hacer las cosas, quiero resultados y sé que esperándolos no los voy a alcanzar.Tengo que hacer algo, por mí, por Laro, por mis sueños, y voy a luchar.

A pesar de que la niña cansada se tumbe en su lecho de muerte todo el tiempo porque "no puede". Porque todo debe depender de ella, y eso le harta. "¿Por qué la gente no puede hacer lo suyo? ¿Por qué debo seguir soportando maltratos, órdenes, responsabilidades que no quiero? ¿Por qué la enfermedad de mi mamá y mi hermana debe recaer en mí, que con las justas puedo conmigo misma? ¿Por qué las cosas no me salen como yo quiero? ¿Por qué no me escogen para tal obra, o me va peor de lo esperado en mis proyectos? ¿Por qué soy tan dejada? ¿Por qué debo yo encargarme de cuidar 5 perros y limpiar cual Cenicienta la casa y secarle los pies y ponerle el calzón a mi mamá y mi hermana teniendo que dejar lo que sea que estoy haciendo, y no poder saltarme esta responsabilidad porque tengo otras tres más y cuando lo hago recibo regaños, "que soy mala hija, una irresponsable"? ¿Por qué no pueden ayudarme entendiendo que no puedo dar más de mí por más que me lo exigen? ¿Por qué soy tan indispensable en el sentido de que soy la única en casa que puede encargarse de las cosas que hago? ¿Por qué todo eso le debe molestar tanto a Laro, que me pide que me esfuerce más en el trabajo, en mi vida personal, que deje mis responsabilidades (Yo sintiendo que no está bien hacer eso) y que piense en mí? ¿Por qué todo debe depender de mí, de mi actitud, de mi organización, de mi apertura a nuevas ideas y cambio? ¿Por qué mis intentos fallan? ¿Por qué nada de lo que hago es suficiente, por más que me esfuerzo? ¿Tan débil estoy? ¿Tanto debo comer para fortalecerme física y espiritualmente?". Y así vuelve el círculo vicioso a empezar.

Todo depende de mí. De la actitud que le ponga a las cosas. Derrota, o superación. Estoy partida en dos, mi niña me pide caer al suelo y explotar (o sea, implosionar) de forma que todos me vean lo mal que estoy y tengan piedad de mí y dejen de ponerme tareas. Manipula. Mi mujer me pide que me fortalezca y me propone estrategias para lograrlo. Resuelve.

¿A quien le hago caso?

La respuesta está en mí, en ese sentido de guerra que no sé de dónde sale y hasta a mí me sorprende porque jamás, ni en mi momento más crítico, se perdió. Y esto es lo que me dice: Fortalécete. Deja de sufrir, deja de lamentarte: cambia tu actidud. ACTITUD, ACTITUD, ACTITUD. Para eso, haz aquello que te da miedo, flojera y fastidio hacer. Lo hiciste una vez y lo puedes volver a hacer.

Me estoy obligando a dormir más temprano, así sea con pastillas hipnóticas; me como lo que me dice el régimen, incluso postres porque total, me gustan, no importa lo que creo que debo hacer después para "compensarlo". Me compré mi Ensure, lo siento Cristal, no puedes seguir adelgazando porque ya te está viendo mal la gente y tú estás fallando y posiblemente la causa directa sea eso. Una medida, no dos como dice la nutricionista, ya con eso te sientes cebada pero en un tiempo verás que no es nada y que podrás con las dos medidas que te recetaron. Me pienso internar unos días para trabajar fuertemente en esto que tanto me hace tropezar, no puede ser, qué vergüenza haber salido de un internamiento para volver a estar mal, me doy pena, pero sé que hay formas de no sentirla más.

Agradezco haber estado internada antes porque no vería estas soluciones. Antes no las veía. Ahora me parecen demasiado difíciles, pero sé que existen. Y sé que se puede realizar. Por Laro, por mí... pero sobretodo, por mis sueños. Eso que antes no tenía, no entendía y por lo cual me daba igual si me moría o no, y ahora si bien no están tan definidos porque la incertidumbre se los carcome, LOS TENGO. Tengo fe en que voy a tener un futuro bonito, una vida mejor, que me va a ir bien, voy a tener trabajo, dinero, amor, una familia, tranquilidad conmigo misma... No volveré a confiarme en que "estoy bien y me basta", sino en que DEBO mantenerme.

Sé que para VIVIR hay que estar bien. VIVIR, no SOBREVIVIR, como lo vengo haciendo este último año.

Lamento no ser el blogcito de la esperanza últimamente. No puedo conmigo, menos puedo con los demás. Sólo puedo dar a los demás lo que tengo, que es esto: mis propios intentos de sobrepasar a mi enfermedad.
Espero que no sólo me ayuden a mí. En parte es por eso que también escribo.

Me voy, en un rato le tengo que poner las medias a mi hermana, quizás secarle el pelo, sin contar con las llamadas telefónicas y mails que debo mandar (Ojalá mi voz no me falle). Más tarde tengo que dictar clases y luego recibirlas, me distraeré, pero no quiero perder mi objetivo.
Muero d sueño, las pastillas me dopan.

SALDRÉ DE ESTA.

7 comentarios:

Rossie dijo...

Cris. Ay, Cris. Sólo puedo pedirte perdón por no haber estado cerca. No estoy cerca ni de mí misma últimamente. Yo también he caído, muchas veces últimamente. Te leo y me leo. Son casi las 7 de la mañana y yo no me he acostado. Necesitamos hablar, de tanto... Yo sé que podemos. Lo hicimos, hicimos la parte más difícil, cuando nos resistíamos aún más que ahora a estar bien, cuando el miedo era mucho más grande, cuando no sabíamos lo que era estar bien. Sabemos que las soluciones están. Vos lo dijiste. Son difíciles, pero ahí están. Hemos hecho tanto, hemos logrado tanto. Podemos. Podés! No pasa de mañana nuestra charla por Skype. Te quiero mucho.

PrincesaEncantada dijo...

Bueno... soltera codicia no ha posteado aun y necesito mi sunday blog sunday dose! hahaha Te digo algo que te vas a negar a escuchar, y te parecera una cosa espantosa, te verias tan pero tan linda con almenos 5 kilitos mas, resaltarias tanto, enserio, tanto que podrias aparecer en combate y esas vainas (Que yo aborresco, pero son catapultas a la fama, y eso significa para gente con TALENTO como tu, mejores contratos)

El te quiere, y mucho, tu tambien, pero posiblemente mas te quieres a ti misma, xq creeme cuando quieres a un chico lo suficiente te pones de lado y tus acciones giran en lo que es mejor para el, tus actos son totalmente desinteresados y solo importa el

Mmm... el problema es que le das muchas vueltas al asunto, sea como sea, le sigues prestando importancia, sigues rodeandote de gente que esta con un pie en el mundo real y otro en el de "las princesas" no sea hasta que punto estar tan fervorasamente involucrada con una casa de rehabilitacion puede ser positivo.Si te ayudo, te dio una vision mucho mas clara, que no podias ver x ti misma, xq todo estaba nubloso para ti, pero ya te abrieron el camino, ahora con esas herramientas camina adelante, acordante de las ensenhasas. pero no de la enfermedad, cambia ese chip!

*Püppchen* dijo...

Leerte fue como leerme, no se si asustarme o relajarme jaja.

Cuidate :)

Maricel S dijo...

Hola, muy lindo blog. yo la verdad q no se q hacer para bajar de peso, tratare de ir por la sana(:
dejo mi nueo blog.. es nuevo asiq faltan horas por escribir y desahogarse.
http://complejodesapo.blogspot.com.ar/
Beso

*Püppchen* dijo...

Hola bella, he vuelto a pasarme por aquí, con otro nombre después de no hacerlo por mucho tiempo.

A veces necesitamos que la pareja se aun apoyo, no quiere decir que se convierta en tu padre, no olvides que generalmente nos complementamos con ellos y tenemos malos momentos como todo ser humano. No pienses que todo es una patología, un problema grave de tu cabeza. Porque te autolimitas. Es una etapa y nada más.

Crecer cuesta, por algo hay cuentos sobre niños que escapan para no crecer. Pero no se puede pasar la vida sin crecer. Es un ciclo que no se puede evitar, como las flores, como la vida y la muerte. Somos del tiempo y nada más hay que aprovechar lo que este nos trae. A veces duele pero es así. No se el sentido de la vida, cada vez que creí entender como funcionaba me daba cuenta que no era así. Cada vuelta me enseña que todo es distinto y no hay un consejo universal que dar para cada cicunstancia. Solo hay que vivirlo.

Sos fuerte, no te olvides de eso. Si puedes contra ti misma, podrás con todo. ♥

Princesa Mau dijo...

claro que si hermosa!!!

ay, como te extrano!creo que es lo que mas extrano de todo, estar cerca de ti y las demas chicas ademas de estar tan lejos!

animos, fuerza, todo mi carino desde Santo Domingo!

harry pizarro dijo...

Gusto leerte de nuevo, Cristal.

Vamos, que la vida es como jugar tenis con Nadal, nunca hay que bajar los brazos.

Abrazos