Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


viernes, 15 de junio de 2012

D.P.C.

La Depresión Pre Cumpleaños, también conocida como S.D.J. (Síndrome de Junio), es un conjunto de signos y síntomas que suelen aparecer en los primeros días del sexto mes del año. Algunos de ellos son:

  • Somnolencia.
  • Aburrimiento.
  • Aumento o disminución del apetito.
  • Sensación de desamparo, tristeza y desesperanza.
  • Pensamientos mágicos.
  • Culpa.
  • Aparición de muchos recuerdos.
  • Falta de concentración.
  • Falta de eficacia en los quehaceres (Desgano)
  • Irritabilidad, vulnerabilidad.
  • Entre otros...

Yo sé que todos los días son diferentes. Que cada año las cosas cambian. Pero no puedo evitar tener esa sensación tan arraigada en mí, a pesar de que estoy haciendo cosas contra ella y mi pesimismo.

Estoy acostumbrada a que mi cumpleaños sea una de las fechas más decepcionantes del año. De mi vida. Desde que era niña. No me voy a poner a victimizar y contar acerca de los tristes cumpleaños que tuve, porque no todos fueron así. La he pasado bien, como también la he pasado mal. El problema es que me he empeñado siempre en esperar demasiado de los demás. En llenarme de regalos, en hacer fiestas fastuosas cuando era niña (Al menos tan fastuosas como las de mis hermanos... Ellos organizaban su cumpleaños, por decir, en parques de diversiones o restaurantes con juegos, yo no era capaz de pedir eso, porque "no merecía, lo mejor es para ellos y para mí no, a mí no me quieren"). Sí celebré mi cumple en un Pizza Hut y tengo fotos de cómo me divertí, y un par de veces fui al cine con mis amigas del colegio y luego a comer algún dulce, pero siempre con la sensación de que algo andaba mal. De que era mucho para mí, pero que sin embargo yo quería más. Y ahora que animo fiestas infantiles me encantaría estar en el lugar de las agasajadas, rodeada de regalos y una mesa llena de bocaditos que no me importaría comer porque total, "soy niña y nunca engordo". Al menos así era yo, y el resto de cosas no me importa. Me siento mal por ser tan materialista a mis casi 24 años, pero mi lado infantil se me escapa en estas fechas, y por eso me siento mal. 

No puedo quejarme de las fiestas que tuve. Me quejaría de mí misma, de mi poca inteligencia para resolver mis problemas internos y mi afán de hacerme sentir mal pensando cosas tristes hasta que realmente me las creí. Lo peor es que aún son un problema, porque renacen, salen a la luz, cada vez que el calendario se va a cercando al 16 de Junio.

Plus, tengo un reforzador muy fuerte que se ha mantenido durante los años de mi enfermedad: Por alguna casualidad de la vida, en los días anteriores a mi cumpleaños o el mismo día SIEMPRE pasaba algo que me hacía llorar. Que la ausencia de mi padre, que no hay plata para hacer nada, que mis "amigas" del colegio no me hacen caso (Mis relaciones de infancia son todo un tema aparte, pero lo puedo redondear en "Me convencí de que no me querían y lo sigo creyendo"), que la depresión, que mi papá llamó a hacerme lío, que es el día del padre y todos se acuerdan de eso y no de mí y es más, exigen que salude y agasaje a esa persona que tanto daño me ha hecho. Nunca lo celebré, mi hermana o mamá tenían que invitar a mi casa a mis amigos por mí, "me hacían el trabajo", y yo tranquila porque no moví un dedo, sintiendo culpa de la nada porque "no debieron, seguro no quieren estar aqui, no me quieren, no merezco", y teniendo pena de la vida.

Cuando estuve internada lo pasé increíble. Soy sincera, fue un día perfecto. Porque yo lo pude hacer perfecto. Porque a pesar de que mi abuelo estaba moribundo y yo, obviamente, estaba lejos de casa, mi actitud era otra, y estaba por primera vez celebrando espiritual y emocionalmente mi vida. Algo de lo que no tengo recuerdo, porque mi existencia no era para celebrar. El año pasado también lo pasé bien, porque me duraba el efecto Cieneguilla y me empeñé en pasarlo bonito. De la mejor manera posible. Tranquila. No soy y no me gusta mezclar grupos de gente, pero terminé haciendo eso, para hacer algo distinto, y porque sentía que debía celebrarme.

Ahora me pasa algo distinto. No quiero creer que no valgo la pena y no quiero deprimirme (Por más que ya lo estoy un poco). Me he empeñado en organizarme yo misma mi cumpleaños en un karaoke (Con la ayuda de Annie, mi mejor amiga, claro; ella buscó los datos), como una manera de combatir mi costumbre de boicotearme ese día, sentirme no querida y luchar contra esas creencias. Sé que en otras circunstancias yo jamás me habría organizado una celebración tan grande. Yo la veo grande. Demasiado grande para mí. ¿Ven? Ahí están mis creencias: "es demasiado para mí", "no merezco" (Ergo, no como), "Soy mala" (Porque mando invitación a mucha gente, pido regalos y gasto plata en una fiesta para mí, ¿Cómo me atrevo? ¿Quién soy yo para hacer semejante locura?), y "encima viene el día del padre".

Uyyyy, eso es lo que más me fastidia, creo. La cercanía de ambas fechas. Los recuerdos de cuando mi cumple también fue el día del padre y toda mi familia regalaba cosas a mi papá y tíos y abuelos y a mí con las justas me saludaban porque "alguien me saludó de una manera un poco más efusiva de lo normal y eso les llamó la atención". Nada de torta, o regalos, o atención, que es lo que yo quería (Y como una niña, ahora también espero). Y actualmente, el saber que mi papá me va a llamar seguramente a saludarme, y que va a intentar aparecerse en la puerta de mi casa con su expresión de cordero degollado diciéndome "te quiero muchisisisísimo angelito", y quizás trayéndome una torta hecha por mi abuela, con un mensaje que diga "no te olvides que mañana van a hacer un almuerzo-lonche por el día del padre". Él nunca da una puntada sin hilo. Nunca nos da nada si no es porque le conviene. Nunca nos llama si no es para averiguar cosas o quejarse del bendito juicio de alimentos que tiene encima hace mil años y que como es abogado y tiene mil influencias, siempre paraliza. Ay, todo eso me revienta.

Por eso me entristece mi cumple. Porque me recuerda cosas tristes y me da miedo a pesar de que ya entendí de que "las cosas malas pueden pasar no porque sea mi cumpleaños cerca, sino porque suceden en cualquier momento". Porque me estreso, espero demasiado y luego me decepciono (Y como mecanismo de defensa, aprendo a no desear ni pedir para no decepcionarme luego).

Este año tengo clase en la mañana, pretendo almorzar con mi familia (Ojalá que no pongan caras largas ni hagan líos por la plata), luego acepté animar un show de Barbie (Sí, el cumple de otra persona), y luego al karaoke. Sin contar que en la noche de hoy 15 voy a Cieneguilla a una fogata y vuelvo a mi casa en la madrugada. Voy a estar cansada, llena de cosas, y quizás eso también sea un mecanismo de defensa para pensar que es un día normal, pero a la vez para engreírme porque "es bueno", tratar de salir de la rutina, demostrarle al mundo que me quiero y bloquear mi culpa y mis sensaciones de minusvalía.

Y me ayuda, por más que tengo culpa y hasta vergüenza por tener algo para mí. Yo, que no merezco nada.

Lo siento. Quería desahogarme, lo necesitaba.

Voy a estar bien, voy a pasarla bonito, y voy a reafirmar que yo soy la que hace de sus días uno bueno o malo, no el destino.


4 comentarios:

Poison Insane dijo...

Los días previos a mi cumple son rarísimos, te entiendo, yo no festejo mi cumple, nunca lo hice, sólo tengo unas fotos de mi cumple de 5 años que recuerdo que lloré cuando me cantaban el cumpleaños feliz, así que nunca me hicieron un cumpleañitos... Mira yo creo que más allá de la fecha y lo que implica en vos y tu historia, cumplir años es dejar atras a la niña, mirarla los ojos y muy a tu pesar decirle "ya se fue otro año..." Ella seguirá jugando en su jardín hermoso. Seguro pensarás, esta chica esta re flashada, pero es lo que pienso yo cuando cumplo años, me voy despidiendo de mi niña, sigue ahi jugando, esta obvio... =)

Con respecto a la familia, viene en un combo, no se la elige, lamentablemente, pero siempre hay que seguir adelante, lo sabes bien, eres el ejemplo de eso...

Y aprovecho para desearte un "FELIZ CUMPLE", espero la pases genial, y que sea un año de éxito, se cumplan todas tus metas y lo que te propongas, y seas feliz ante todo... te mereces todo lo bueno, vales mucho y un gran cumpleaños tambien, jajaja...


Un abrazoooo y besoss de cumpleaños...



=)

Pecas dijo...

Wow. leo tu post y lo justificas muy bien. Yo también cumplo en junio (por cierto ayer) y para mí es un mes completo de celebración. Obviamente las situaciones son muy distintas.

No creo que no merezcás nada. Claro que no. Desde mi punto de vista mi cumple es el día que es sólo mío. Me lo autocelebro a cada rato. Mentalizo: BUENO, ES MI DIA Y YO LO CELEBRO AUNQUE NADIE ME LO CELEBRE Y NO NECESITO MAS. PUNTO.

Como te dije, entiendo al 100% tus razones. Pero realmente cuando una persona no está cerca de uno; no porque no puede, si no porque no quiere, es porque no lo merece. Te lo he dicho muchas veces, me parece que sos una persona que racionaliza muy bien las situaciones y con una actitud muy madura por la forma en la que escribes, de fijo en persona se podría mantener conversaciones interesantes. El asunto acá sería como tratar de no depender de los acontecimientos o acciones de los demás para ser feliz uno, como decís al final: hay que decidir como va a ser el día, y el día va a ser como uno lo defina.

Espero que pases un lindo cumple. Junio no tiene la culpa de que ciertos temas se desarrollen en él. Junio es responsable de la mitad de los géminis que somos tan especiales. Un abrazo

Saludos, Peca.

Clauch Smiles dijo...

Será tu mejor cumpleaños! después de todo así lo dudes "te lo mereces", disfrútalo que es un día para tí y sólo para tí, serás el centro de atención.

Un abrazo y suerte!

Ataяaxia dijo...

Primero que todo, feliz cumpleaños :) Un poco atrasado, pero hasta hoy se me dio por volver por estos lares.
Segundo que todo, entiendo eso de "no lo merezo", pero claro que si lo mereces. Eres una persona excepcional, y eso solo basandome en el hecho de que quieras recuperarte y que estes luchando contra todo. Me encanta este nuevo blog, me da un respiro.
Tercero que todo, ojalá lo hayas disfrutado como debe ser. Ojalá hayas cantado y bailado y no sé, hayas hecho cosas que siemore has querido hacer.
Y muchas gracias por el comentario que me dejaste, me sacaste una sonrisa. Saber que personitas que conozco aun me recuerdan :)
Un beso linda