Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


viernes, 18 de mayo de 2012

En forma

¡¡¡Ok!!! Veo que mi blog está sin actualizar hace casi un mes :/

Otra vez la dejadez.

No sé qué excusa poner esta vez.

(Y me salió un verso sin mucho esfuerzo xD)


Bueno.
¿Conté que ya tengo un régimen y me subieron la dosis de pastillas? No, ¿No?

En fin. Fue algo así:
Medio a regañadientes, arrastrada en parte por mi conciencia sucia y en parte por callar un poco las voces de quienes se preocupan por mí para poder decirles "Sí estoy luchando", fui a hablar con la nutricionista para que me diera un régimen. Es decir, me recetara cantidades y tipos de alimentos que en modo de trato íba a consumir. Nadie está obligada, obviamente, a seguir su régimen a menos que la persigan o vigilen (Como en el internado, o en el caso de algunas familias). Y como ese no es mi caso, en realidad, he estado haciendo casi casi lo que me ha venido en gana con él. No siempre, a veces. Podría decir que lo he seguido al pie de la letra pocos días, porque realmente es complicado hacer coincidir los horarios y las cantidades exactas de comida. Sobretodo si la que lo controla soy yo, y digamos que ganas no me faltaban de no seguirlo.

Entonces, ¿Por qué lo sigo? ¿Por qué cuando viene la hora del almuerzo me sirvo mi ensalada y me siento contenta?

Porque sé que es lo mejor. Que está bien. Saber que hago lo correcto me hace sentir bien, y eso aminora mi ansiedad y los pensamientos negativos hacia la comida. Boicotear a la anorexia y ser más inteligente que ella es divertido. Y a veces lo logro.

Pero bueno, eso no fue todo: fui a mi cita control con el psiquiatra y nos dimos cuenta de que la cantidad de antidepresivos que estaba tomando no estaba ayudando a frenar mis pensamientos de restricción (Los antidepresivos ayudan a controlar los pensamientos negativos, y además los que me ha recetado mi doctor no elevan el nivel del hambre, al contrario, lo disminuye). Y sí, me indicó subir la dosis. Era previsible que, y aquí viene el meollo del asunto, al frenar mis pensamientos negativos hacia la comida y mi cuerpo, iba a serme más fácil comer. Y efectivamente, "me subió el apetito". En realidad era ansiedad, porque estaba comiendo más (O sea, mi régimen completo). Y este es el asunto:



  • Me siento bien comiendo porque sé que es lo mejor, y me trae orden a mi vida. 
  • Me siento bien porque tomo pastillas que me ayudan a controlar los pensamientos sin elevarme el hambre (Me remito a las pruebas farmacológicas y clínicas para creer esto, a ese punto de desconfianza se puede llegar), y tomo un ansiolítico que me ayuda a bajar la ansiedad al menos una parte del día, hasta que se acaba el efecto.
  • Y no veo que he engordado/subido de peso/ recuperado de forma abrupta ni descontrolada. Tengo una distorsión de la imagen y confiar en lo que veo y siento no es lo más prudente, y este es el mensaje que me dice mi mente sana: no estás gorda, para nada. La ropa te queda tanto o más bolsuda.


Sin embargo, esas neuronas mal programadas me dicen: "Cristal, estás comiendo más --> Ergo, estás engordando". Como si yo fuera un saco al que si se le mete una cantidad de cereal en el desayuno, se llenara y no hubiera forma de que ese cereal desaparezca a menos que lo saque de ahí. Y no, yo no soy un saco de papas. Soy una persona con actividad física, un metabolismo increíble, un antecedente de recuperación satisfactorio y por lo tanto, soy capaz de volver a enfrentarme a ese miedo de "recuperar peso" (Y más con la ayuda de pastillas que me facilitan el cambio mental).

Tengo esas neuronas que me dicen "No comas tanto, sáltate tal comida o come algo menos engordante, cómete 2 chocolates porque te mueres de ganas de comerlos y te mereces un premio (¡Los dulces son un premio!), pero después no comas nada más porque las calorías que habrás ingerido no ameritan que te alimentes con otra cosa... Mira tu cintura, ha aumentado (No me he medido); mira tu cara, se han llenado tus cachetes (En parte mejor, se me veía demasiado demacrada y me asustaba); siente tus brazos, el resto de tu cuerpo, resaltan menos las venas y los huesos, hay una capita casi imperceptible de grasa por todas partes que lo cubre todo y aunque no te hace engordar tan visiblemente (Excepto para tí que eres la que conoce a detalle cada milímetro de tu cuerpo porque lo observa y lo mide sin parar), si se suma indica que HAS ENGORDADO". Y yo, pavasa, les hago caso una gran cantidad de veces a estos pensamientos automáticos que aprendí hace tiempo.

Yo no entiendo cómo es que se creó esa ruta mental de deducción tan ilógica y que tanto mal me hace: "Si como, engordo". ¡Y es que no necesariamente es así! ¿Acaso no gasto las calorías? ¿Acaso mi cuerpo no necesita alimentarse para sobrevivir? ¿Acaso soy una bolsa que no utiliza lo que ingiere? ¡NO!

Así que nada. Ando tratando de normalizar mis ingestas. Horrible, porque han habido días en los que la ansiedad me jaló por los dulces, horrible, porque cuando me salto las comidas después me da miedo volver a comer, horrible, porque comer ensalada todos los días cansa. Horrible, porque ¡¡¡¡¡¡¡no quiero comer bien porque me da miedo!!!!!!!!

¿Miedo de qué?

  • De engordar (Estoy renunciando a dejar mis huesos por mi salud, nada fácil).
  • De perder el control (En realidad, el control se pierde cuando no se come bien, porque el organismo no olvida cuando no comió, acumula el hambre, se convierte en voracidad y ansiedad por comer y vienen los atracones).
  • De dejar de ser yo si se va mi enfermedad (Irónico, porque estando recuperada me sentía feliz de ser yo. Pero vuelve lo antiguo y conocido y vuelvo a sentirme confiada y cómoda. Soberbia, autosuficiente).


Y ese es un tema que últimamente hemos estado viendo en terapia:
Es como que lo más difícil de la recuperación, sobre todo en nosotras, las crónicas, es el dejar la vida del TCA; hemos pasado tanto tiempo mal que actuar de forma enferma se quedó como forma de vivir y de enfrentar la vida: ante emociones fuertes o desagradables, ante eventos negativos, ante críticas o frustraciones, aplaco mis emociones o las tapo y simplemente las guardo (No les hago caso y se acumulan), utilizando la comida como chivo expiatorio. Dejar ese estilo de vida se hace raro, como si perdiéramos parte de nosotras. Y da miedo sentirse bien, porque estamos tan acostumbradas a estar mal que empezamos a añorar "esas épocas" cuando "todo iba bien con la comida porque hacía lo que me daba la gana y adelgazaba y tenía un montón de beneficios "(Es completamente verdadero que la anorexia y la bulimia traen muchos beneficios, y esos son los que tememos perder en la recuperación. También es difícil por eso). Y entonces nos boicoteamos, y empezamos a ser "cómplices" de nosotras mismas para a propósito volver a estar mal. Porque se hace raro estar bien, porque "no merezco estar bien", porque "Tanta felicidad no puede ser duradera, algo malo va a pasarme pronto", y efectivamente, nosotras nos lo causamos.

El problema es que esta enfermedad se enraiza y afecta en todos los aspectos de la vida de una, al punto de que se hace una especie de "sello", parte de mi identidad. Me conforma, porque vivo así. Porque no me conozco de otra manera. Dejar de estar enferma da la sensación de convertirse en otra persona. Cuando en realidad, dejar de estar enferma es ser una misma en realidad. La verdadera Cris, la verdadera persona que tú, si me lees, en realidad eres, está escondida en el fondo no pudiendo salir porque la enfermedad te controla, controla tus pensamietos y tus actos y te hace hacer cosas que no quieres. Eso no es tener fuerza de voluntad. Es estar tan enferma que no puedes controlarlo. Porque cuando viene el "descontrol" con la comida, el hambre, nos sentimos mal. ¿Y por qué el resto del mundo, que no tiene anorexia o bulimia, no se sienten mal cuando comen? ¿No será que algo anda mal en nosotras?

A la próxima hablaré de la conciencia de enfermedad. Es un tema muy divertido :)

Por cierto, el lunes fui a almorzar a la casa de Laro. Él estaba con descanso médico porque metió la pata en un concierto y no podía caminar tranquilo. Primero, "para tener el control", le dije: Ok, llevo mi comida. Pero luego pensé: Caray, pero fácil hacen algo que yo sí esté dispuesta a comer, y como los lunes suelen hacer menestras en muchas casas (Por costumbre, no sé). Entonces dije "Ok, comeré lo que hay en tu casa". Pero resulta que había CREMA DE ZAPALLO (Se hace con papa = Carbohidratos), y TALLARINES (Sin comentarios). Ya estaba en su casa. Y tenía la posibilidad de ir a comer fuera. Pero entre gastar plata y desairar a la familia de mi novio, y enfrentarme a un miedo y comer algo que, a decir verdad, me gusta mucho, terminé decidiendo quedarme a almorzar.

¿Y saben qué? No fue tan malo :) 1 o 2 meses atrás no habría sido capaz de tenerlos a menos de 50 cm de distancia: ese día comí algo que me hacía sentir miedo, pero luego me sentí tan bien por darme el gusto de comer pasta, que me gusta, en casa de mi novio, al que amo, y sobretodo, de superar ese reto, que al final estuve tranquila. No feliz, pero sí tranquila. Me sentí como cuando estaba internada y recién me enfrentaba a  comidas nuevas y prohibidas. Y eso me motivó a sentir que sí puedo hacerlo :)   (Sin llegar a vómitos estúpidos de sandía y un paquete de M&M's de maní, que fue el último que tuve y por pava, por saltarme comidas).

Así que nada. No quiero perder la alegría de vivir. No quiero perder la esperanza de sentirme bien (Más allá de estar gorda o flaca... porque ni gorda ni flaca me sentí bien. La felicidad no está en función del peso).

Y me sigo esforzando... medio en broma, medio en serio. Porque no hay nada como tener la conciencia tranquila, sin nada que ocultar.

Ok, ok, Mi conciencia no está completamente limpia, pero sí más tranquila. No miento tanto, oculto menos. A veces soy obediente.

Grrrrrr, me ha salido panza! ¬¬
(¡¡¡Shhh!!! ¿Qué importa? Te apuesto a que nadie más que tú, Cris, lo nota).

¡Ay, el conflicto, el conflicto eterno...!





11 comentarios:

Anni dijo...

me encanta leert cris, eres un gran ejemplo d vida y d q si se puede salir adelant, y vas a ver q si vas a poder.... hechal ganas... y gracias xq cn cd uno d tus post m haces sentir tan bn y m haces sentir q no estoysola en esto

Insane dijo...

Que genial sería sacar a la luz sin miedo a la verdadera persona que hay en mí, sin miedo alguno por supuesto, es cuestión de mucho tiempo, terapia, médicos, pastillas de por medio, fuerza y determinación y ante todo asumir que "no se comer"... Admiro tu fuerza para poder salir adelante luego de tantas recaídas, vueltas y acudir a la ayuda profesional como debe ser. Dar a conocer u testimonio es lo mejor, quizás no te das cuenta, pero con tu relato muchas chicas/os pueden decidir dar el stop porque de verdad porque es fácil identificarse contigo. Yo ya nosé como vivir de otra manera, esto no se cura, se trata, se controla, es una esperanza, eso es bueno! =)

Me alegro que estes en el camino de la recuperación, porque una vez alguién sabio y coherente me dijo: "sólo las personas ignorantes no comen, no se nutren", es verdad...

Más si eres activa y con el tiempo ves que aunque comas no hay diferencia en el peso, que sólo un número, mejor, que con la ayuda de la ciencia te sientes mejor contigo misma, más animada, menos ansiosa y sonríes más (( yo también tomo píldoras, sé lo de lo que hablas, ya son varios años que son mis consejeras )))... Todo suma si ayuda a controlarte...

Te felicito porque lograste algo muy importante y lo disfrutaste!!! Sigue así linda! Vas por el camino correcto...

Gracias por tus palabras, se aprecian... En cuanto a lo que me refería en mi entrada era a los altibajos tanto en comida como en la vida en general, y sí hay que levantarse siempre!

Un abrazo! Espero leerte pronto...

=)

Pinkie dijo...

Que linda entrada, linda en el sentido de que se ve bien eso de comer y estar tranquila. Creo que recién cuando pese entre 48 y 50 voy a poder hacerlo sin remordimientos, así que te felicito por eso, y te doy la razón, la vida es demasiado corta como para andar preocupandose de las calorías consumidas, no? Supongo que dentro de unos meses voy a poder estar bien, en equilibrio conmigo misma y la comida.

Un beso, que sigas bien! ♥

Candy dijo...

Que complicado. Me ha hecho pensar.
últimamente cuando mi novio me ha dicho que vaya a comer a su casa, siempre le he dicho que no, siempre por lo mismo que explicas. No soy capaz.
Me encantaría poder hacerlo sin sentirme mal, como tu has hecho.

Me da miedo conseguir eso y perder el control, y no poder bajar más.

Por un lado quiero esa normalidad de la que hablas, pero por otro tengo miedo de no poder bajar más así.

De hecho la experiencia me dice que cuando me siento así de bien y todo está normal, subo.

=(

Bueno, me alegro de que estés consiguiendo estar feliz. Animo!

Clauch Smiles dijo...

Me inspiran tus palabras, también quisiera comer y después estar tranquila, eres una guerrera y me alegra ver que quieres salir de esto que tanto daño nos hace aunque en el fondo lo amemos.
Un abrazo y mucha fuerza para continuar tu camino.

Constanza dijo...

Lo dices porque tratas de curarte, yo no trato, no puedo, no quiero. Debes saber que es una constante lucha contra el espejo, contra la grasa que se acumula en las caderas/abdomen/trasero/piernas. Mi anorexia es mi compañera de vida, mi amiga, mi razón de vivir; y si eso aleja a la gente, bueno, lloraré, pero confío en que llegará alguien que se quede conmigo enferma y todo y me haga querer sanarme de esto. Se que es una mierda, lo asumo y comprendo, pero de la misma manera en que la odio, la convierto en mi forma de vida, en mi razón para levantarme cada día. Tengo un futuro por recorrer y es más difícil siendo gorda.

La verdad me encanta que te sientas feliz, que puedas salir adelante, es como una luz dentro de este oscuro túnel en el que elegí vivir, pero la neta es que yo no quiero curarme, tengo miedo de si lo hago, encontrarme cualquier día poniendo mi cuello en la soga.

Besos y gracias por tu comentario (: <3

Constanza dijo...

Lo dices porque tratas de curarte, yo no trato, no puedo, no quiero. Debes saber que es una constante lucha contra el espejo, contra la grasa que se acumula en las caderas/abdomen/trasero/piernas. Mi anorexia es mi compañera de vida, mi amiga, mi razón de vivir; y si eso aleja a la gente, bueno, lloraré, pero confío en que llegará alguien que se quede conmigo enferma y todo y me haga querer sanarme de esto. Se que es una mierda, lo asumo y comprendo, pero de la misma manera en que la odio, la convierto en mi forma de vida, en mi razón para levantarme cada día. Tengo un futuro por recorrer y es más difícil siendo gorda.

La verdad me encanta que te sientas feliz, que puedas salir adelante, es como una luz dentro de este oscuro túnel en el que elegí vivir, pero la neta es que yo no quiero curarme, tengo miedo de si lo hago, encontrarme cualquier día poniendo mi cuello en la soga.

Besos y gracias por tu comentario (: <3

Constanza dijo...

Lo dices porque tratas de curarte, yo no trato, no puedo, no quiero.

Me alegra que tú puedas sentirte bien, que puedas curarte, es como una linterna dentro de este oscuro túnel en el que elegí vivir.

Besos y gracias (: <3

yolanda dijo...

Asi es! nadie mas que tu lo nota Crys! vamos que yo se que tu puedes!! no dejes que esto te gane, eres muy talentosa.. lo sabes... ese debe ser tu unico impulso para lograr tus metas... lo que mas cuesta alcanzar es siempre lo que mas uno luego disfruta,

princesa22 dijo...

precioso blog!
te mando mucha Fuerza y animoss cristaaaaL

eres lo que eliges, TODO lo que necesitas, está en ti.

Guerrera lulu...♥ dijo...

mucho tiempo sin leerte, te envio la mejor energia para la nueva vida q decidiste seguir... mucho animo de poco en poco lo lograras... lograras todo lo q te propongas
besos