Este es un blog de vivencias y reflexiones de una chica que busca la manera de plasmar su interior en algo tangible como las letras.

Aquí encontrarás hartas anécdotas y también procesos mentales, de esos enredados pero que buscan explicar lo que sucede en la vida y así encontrar un sentido. Encontrarás ejemplos de cosas que no hay que hacer; confesiones amorosas, de esas que toda chica necesita contarle a su mejor amiga; quejas y lamentos, letanías de alguna época mentalmente negativa; pero también hallarás decisión, actitud, fuerza y valentía (O al menos un sincero intento de ello).

Espero motivarte a seguirme. No sólo en lectura, sino en este trabajo interno, esta búsqueda de bienestar.

Seamos luz en medio de tanta oscuridad.


lunes, 16 de enero de 2012

Un solo de rabia y tristeza


Me siento muy triste.
Anoche estuve en un bajón muy feo, llorando más de una hora con Laro escuchándome por teléfono.
No me siento a gusto conmigo misma (Ni con mi vida). Al menos no tanto.

Mi papá ya me confirmó que no me va a seguir ayudando con mi carrera. Eso significa que ya se desconectó del todo de mí. No hay obligación alguna. No le importa, no tiene más hijos que el pequeñín. Le dije "Ok, entonces me pondré a trabajar". He conseguido ingresar a una academia de teatro, pero para pagarla necesito ganar dinero, porque sé que él no me va a ayudar con eso tampoco. ¿Qué es lo que quiere, que sea una persona sin estudios, que se gane la vida mendigando? Al parecer ni se ha puesto a pensar en eso. "Tú sabes que sí me importa, y hago todo lo que está en mis manos por ustedes, que son mis hijos, y les doy todo lo que tengo, y blah blah blah". MENTIRA. ME DEJAS A LA DERIVA, sin que te importe y sin que te esfuerces (Por tí, mejor si no tienes que hacer nada por mí).

La perspectiva de que voy a ser actriz con formación, aunque no universitaria, me da gusto. Después de todo es a lo que me he estado dedicando. Chambear en teatro para forjarme un caminito que me permita conseguir mejores papeles. Es lo que me gusta hacer.

Pero por otro lado, me llena de incertidumbre. Porque no creo tener el talento necesario para conseguir lo que quiero, porque no voy a tener un trabajo estable, y porque, maldita sea, se necesita un cartón para triunfar en este mundo.

Yo quería ser doctora. Quería poder decir "toma tal pastilla, haz reposo, la salud es lo primero". Quería poder dar charlas para prevenir la anorexia y bulimia, conversar con pacientes y ayudarlos a encontrar soluciones a sus problemas. Quería seguir teniendo la satisfacción de decir "Estudio medicina". Sé que hay otras opciones como pasarme a una universidad nacional, pero todo eso demanda tiempo y también bastante dinero del cual no dispongo, y yo ya me he atrasado mucho tiempo! (No voy a repetir lo de que mis amigos ya están terminando... yo ya me he atrasado y siento que la vida se me va esperando). No tener una carrera, para mí que me han criado con la idea de que "los estudios son lo más importante", es una de las peores cosas que me pueden pasar. Porque me llena de miedo hacia ese futuro tan incierto que me espera, más que si tuviera mi carrera afianzada.


Sé que Dios me ha dado la oportunidad maravillosa de seguir con mi pasión por el arte, pero me friega tener que igual pagar por ello. Y no sólo pagar por ello, tener la perspectiva de una vida llena de altibajos como los que he venido teniendo, y no poder hacer un plan. Yo quiero, NECESITO seguridad. No me molesta tener que trabajar en sí (Me ayuda a tener algo que hacer, es bueno para mí). Me molesta tener que hacerlo porque no me queda de otra, porque mi papá así lo dispuso, porque no le importa negarle casa, comida, estudios a sus hijos (No son ejemplos, ya todo eso nos lo ha negado).

Puedo ser realista. Sé que hay opciones pero me molesta que tengo que decidir. Me friega que las cosas sean tan complicadas ahora y que tenga que arriesgarme a moverme de mi nidito. Hacer las cosas por mí y para mí. Responsabilizarme.

Estoy cansada de llorar. De tener miedo.

Miedo. Eso que moviliza tanto mi TCA.

Tuve terapia grupal el martes y el viernes. la conclusión es que, como ya tengo aprendido a pesar de que no lo estaba haciendo hace tiempo, cada vez que se presenta un reto y siento miedo, incertidumbre, cólera, tristeza, lo canalizo a través de la comida y mi cuerpo. Mis conductas son el reflejo de lo que me pasa y lo que siento. Y ahora que siento tanta rabia y miedo, es "natural" que me preocupe de más en mi cuerpo.

Lo cual no me ayuda a resolver nada, más bien me hace sentir peor.

Tengo muchas ganas de desaparecer y/o no despertarme hasta que todo esto haya pasado. No tengo ganas de luchar, ni fuerzas. No tengo ganas de nada, nada. Quisiera poder disfrutar de este lindísimo verano, de estas vacaciones, no tener que pensar en trabajar, en dinero, en mi cuerpo, en mis estudios, no tener que preocuparme por nada. Que mis papás cubran todo eso, para eso me trajeron al mundo, ¿no? Para hacer felices a 3 criaturas y darles lo que ellos no tuvieron.

Necesito un cachetadón porque sigo lamentándome de lo mismo y así no voy a pararme a hacer nada. Me tengo que mover. Tengo que salir. ¿Y a él? ¡Ni carbón! No tengo ganas de fingir que estoy tranquila con su disposición. No quiero escucharlo, no quiero hablarle. Al menos hasta que tenga las cosas más estables.


Tengo cosas que hacer. Chau.


3 comentarios:

Rossie dijo...

Mi cris querida... Verte tan llena de miedos me pone mal, porque si bien el miedo a veces actúa como protección ante el peligro, veo q para vos está actuando como culpa. El solo hecho de que pienses que esto es más poderoso que vos y lo único que podés hacer es aguantar, que te sientas tan vulnerable y que pienses que es algo externo a vos; justificable desde la patología que tenemos... eso está mal.
Pensalo así: si algo que es muy fuerte y que creemos poderoso, es externo a nosotras mismas, estamos en problemas. Si no asumimos que esas tendencias y esos miedos no son fantasmas que vagan en torno a nosotras, sino que están dentro nuestro y más precisamente son parte de nosotras, entonces es mucho, muchísimo más difícil vencerlas. No se puede ir en contra de algo externo, de algo que no nos pertenece, de algo sobre lo que no tenemos potestad.
Todos tus sueños, todos tus logros y luchas ganadas forman parte tuya. Los miedos, la enfermedad y la inseguridad, también. Dijiste que necesitás tener seguridad. Lo entiendo, tbn me pasa, pero que esa seguridad no esté depositada en algo en alguien, sino que nazca de adentro tuyo.
Y porque justamente nada es perfecto, no significa que por ser imperfecto haya que condenarse.
Vos... como yo, tenés miedo de vencer tus miedos. Tal vez porque nos desconocemos de otra manera? O porque no sabríamos qué hacer con tanta seguridad?
Y vos, como yo, darías todo por ser feliz, sin que eso implique dejar la vida por ello (y vos sabés a qué me refiero con eso)Es muy difícil lo que te está pasando, y sí, toca dejar el nidito como dijiste y toca hacerse responsable. Yo también tendría miedo. Pero nunca olvides algo cris, si tenés el por qué, el cómo llegará solo.
Contás conmigo, para hablar, para desahogarte, para todo.
te quiero amiga.

Maggie dijo...

(Va sin acentos)
Mi padre dejo de ayudarme antes de cumplir 23 años. En ese momento me toco trabajar y disminuir mi carga academica. Eventualmente me acostumbre y ahora puedo ser tan ahorrativa como sea necesario. Mi ventaja en este caso, con respecto a muchas personas, es que mi universidad es gratuita, tu ventaja es que, para bien o para mal, vives en casa de tu madre y ese es un gasto menos que debes hacer.
Al principio deprime un poco, pero eventualmente encontraras una manera de sacar tanto tu carrera universitaria como la artistica. Solo es cuestion de ser un poco mas creativa con lo que haces.
Espero que pronto te sientas mejor...
Besos!

Claire dijo...

Amiga querida, como ya he dicho, he intentado dejar de escribir tanto en mi blog de siempre y poder despejar un poco mi mente.. Te dejé recadito en la última entrada :) Ese blog está tan feo ya.. me da depresión verle hasta el aspecto q tiene, pero ni ganas me dan de arreglarlo. Tengo uno nuevo, por si gustas pasar :P (te imaginarás quién soy, pero curiosamente es en este blog nuevo donde no doy pistas de mi identidad así que no digas mi nombre jajaja)
Te quiero mi cris, quiero verte feliz, como en algunos momentos pude verte. Tu felicidad será la mía... yo sé que estaremos bien.
Sabés que te quiero mucho,vdd?